viernes, 7 de septiembre de 2007

Sobre "El libro del desasosiego"

“El corazón, si pudiese pensar, se detendría”, esa frase sigue resonando en mi cabeza desde la primera página del libro. Quizás sirva como resumen, si es que de algo sirven los resúmenes; pero lo cierto es que hoy, luego del sueño postergado por meses, terminé la última página del “Libro del desasosiego” de Fernando Pessoa (bajo el heterónimo de Bernardo Soares).
Fue hoy a media mañana que agoté la última letra, la línea final y el renglón fatal que da término a aquel libro de fragmentos en donde todo lo que no es sueño, es congoja.
Terminé con una sensación contradictoria: por un lado estuvo la gracia y la satisfacción de la cosa acabada, de haber cumplido completo el camino de esas 500 páginas; por el otro estuvo la zozobra sutil de ya no contar con más fragmentos que leer.
Vulgarmente hablando, me siento liberado, pues el libro estaba tejiendo sobre mí cadenas dolorosas que acaparaban toda mi atención y no me permitían leer nada más, habiendo tanto allí que necesito con urgencia.
Fue una lectura larga, tendida en el tiempo y demandante de paciencia. Tuve yo que olvidarme de mi vida, tuve también que despreciar toda acción e intentar –sin adueñarme de los sueños de Soares- despojarme de todo lo que no fuera sueño. Llegué incluso a conciliar con la idea de que vivir es degradante, perdí por momentos la confianza en la realidad.
Desde el comienzo hasta el final fue una constante agonía: más de un mes y medio padeciendo los castigos de semejante tristeza. Es que para leer el Libro del Desasosiego se requiere tiempo y disponibilidad, pues en sus páginas vive la vida secreta de un hombre que hubo de existir y cuya memoria llevó años. Se debe ir de a poco empapándose de esas memorias, se debe ser él y nadie más.
La añoranza, el llanto, el abatimiento, la desolación, la amargura, la lobreguez, la nostalgia, la genialidad, la soledad, el desconcierto… y aun peores penas, se encuentran en el Libro del Desasosiego, todo bajo el manto de una reiterativa lluvia sobre el suelo de Lisboa. La ausencia de la calma, la imponencia del devaneo.
El libro no se digiere y se olvida, sino que pasa a formar parte del ajetreo, todo se empieza a concebir en forma de tormenta, con ojos desasosegados.
Leía algunas pocas páginas por día, las recorría varias veces hasta terminar de exprimirlas. No avanzaba, giraba; tanto que hasta creí estar escribiendo sobre lo ya escrito. Uno debe acompañar con la propia soledad a la soledad del escritor, sino nada sirve y te sentís hipócrita porque Pessoa te hace sentir así.
Cada día contado por Soares, era un día para mí, incluso tuve que esperar varias veces a la lluvia para leer los fragmentos con lluvia.
Pero al fin terminé, acaso con la satisfacción de que la próxima será una relectura, acaso con la alegría de la nostalgia falsa que me inculcó el portugués. Terminé y soy una persona libre que siente, no pena sino tristeza por la tristeza y pena que algún día sufrió Pessoa.
Retrato de una persona enferma de si misma y de su propia lucidez. Esclavo del hecho cierto de que sea escasa la compañía capaz de acompañar a los que quieren estar solos. Si los solitarios siguen siéndolo es porque nadie sabe acompañar en soledad.
Por mi parte, yo festejo que entre tanta incomprensión y sufrimiento, algunas de las víctimas perpetúan libros como este.

10 comentarios:

Andrés dijo...

Este poeta es sin duda uno de los que mas hondo me caló. Su metafisica del tedio, su abolicion de la realidad y cualquier accion inutil, su tan acertada contradiccion.
un par de frases que me quedaron resumen lo que piensa y no querria pensar: "Soy un puente que conecta lo que no soy a lo que no quiero"./ "Siento pena de sentir pena mañana, por haberla sentido hoy."/"Ni siquiera se si nada se."/"Mi vida es como si me golpearan con ella."

Gala dijo...

buenas!
Vos sabés que el señor Pessoa me anda persiguiendo ultimamente! No lo leí aún (salvo un par de citas aisladas), y bastó que me lo nombren una vez para que todo se fuera poniendo en su sitio!
Quedamos en juntarnos un día entonces che, ya habrá Pessoa y otros más (voy ahora para la libreria a buscar a Heraclito) o no, acaso nos toquen cosas mas livianas!
como haremos? me mandás un mail?

LA CARICATURA EXISTENCIALISTA dijo...

el mundo de pessoa es un blues con sabor a saudade

yo leo el mismo libro, pero cada fin de semana, cuando me siento como un heteronimo de mi mismo

saludos!

claudia dijo...

hola
te encontré en el blog de Tito, y vi que sos de Liniers, yo estoy ahi nomás
no leí todo tu blog, pero ya voy a ir recorriendolo de a poco, pero me detuve a leer esta entrada, ya que Pessoa es creo, hasta ahora, el poeta que me emociona con cada palabra
No leí el libro al que hacés referencia, pero leí mucho del libro en la red
y simplemente, es una obligación para mi
ahora estoy leyendo su antologia esencial, la edición bilingüe, si no la leiste, te lo recomiendo

"...nada se sabe, todo se imagina.
circúndate de rosas, ama, bebe
Y calla. Lo demás es nada."

un placer haberte conocido, si no te molesta voy a agregarte en mi lista, asi puedo seguirte sin perderte
un abrazo

cecita_scar dijo...

MAÑANA mismo voy en busca del libro q mas veces leí, siempre de manera desordenada (de atrás para adelante – de mitad de camino hacia alguno de los dos lados – salteado) no se a que se debió mi comportamiento ante esas paginas, lo que se es que en mi “fichita de la biblioteca” quedaba asentado mi recurrente necesidad de volver a el…. Fue el primer libro de fernando que leí (y el único que me falta) y el culpable de que – por mucho tiempo haya mirado con desconfianza cada libro que posteriormente me topé, hasta que él mismo me fue llevando a autores que hoy en día me rodean.
Mañana es EL día…”O pasado mañana...Sí, tal vez sólo pasado mañana...”
Ceci.
P/d: Exquisito comentario Alejandro. Saludos.

Ginita dijo...

"Yo de día soy nulo y de noche soy yo"
He leído diferentes "reseñas" sobre el Libro del desasosiego, y debo decir que con la tuya es con la que más me he sentido identificada: las emociones, la lectura circundante, el compartir la soledad del autor entendida desde la lectura, etc., etc., etc.
Maravilloso libro. Sin duda, de los mejores que he leído.

VaL dijo...

Me encanta tu reseña y si he comprado el libro, fue por inspiración de la misma. Intenté seguir el blog, pero no encontré el botón que lo permita. Lo pongo en mis marcadores igual ;)

kielov textual dijo...

Ya pasaron muchos años de tu comentario sobre el libro, muy acertado y sensible...pero bueno, ando por la página 300 del libro y no quiero que termine!

morgana7 dijo...

Como seguidora de Pessoa, leo todo lo que tiene que ver con él. Recientemente, la editorial Funambulista ha publicado una versión antologada del “LIBRO DEL DESASOSIEGO” titulada: “UN DÍA EN LA (NO) VIDA DE BERNARDO SOARES”, con un prólogo realmente bueno y de lectura muy recomendable para aquellos a los que les de pereza abordar el libro en su totalidad o no tengan tiempo.En unas 160 páginas nos acerca a un día en la vida de Pessoa, utilizando para ello fragmentos del “LIBRO DEL DESASOSIEGO”.

morgana7 dijo...

Como seguidora de Pessoa, leo todo lo que tiene que ver con él. Recientemente, la editorial Funambulista ha publicado una versión antologada del “LIBRO DEL DESASOSIEGO” titulada: “UN DÍA EN LA (NO) VIDA DE BERNARDO SOARES”, con un prólogo realmente bueno y de lectura muy recomendable para aquellos a los que les de pereza abordar el libro en su totalidad o no tengan tiempo.En unas 160 páginas nos acerca a un día en la vida de Pessoa, utilizando para ello fragmentos del “LIBRO DEL DESASOSIEGO”.