miércoles, 9 de julio de 2008

Palabras para recordar metafísicamente a Macedonio Fernández, no muerto en batalla.


Qué fue de ese zapallo,
Macedonio,
Que habiéndose hecho cosmos,
Y de a poco,
Fue abarcando los buques y la tierra,
Y creciendo más que el mundo que lo diera.

Qué fue de ese zapallo,
Macedonio,
De crecimiento incesante, hasta infinito,
En cuyo espacio diáfano albergaba
La personación del cosmos y su póker
Jugado desde dentro y compartido.


No bien era una cosa,
Ya era otra,
El zapallo se hizo cosmos y poema.
Entonces yo pregunto,
Macedonio,
Qué fue del vegetal donde vivimos.
Si crece aún o dio por terminada
Su existencia abarcativa y populosa.

Qué fue de nuestro mundo calabaza.
Tal vez nació, fue el universo y explotó,
Explotándonos a todos dentro,
Y si ese acaso –posibilidad- pasó,
De dónde saco la pregunta que te doy,
Qué fue de tu zapallo,
Macedonio.

2 comentarios:

Sebastian "Zaiper" Barrasa dijo...

Hacía mucho que no me paseaba por tu blog y ahora que veo este texto al principio de cruzagramas, lo leo y me sorprendo gratamente. El poema es tuyo?

Brillante el texto

y muy acordes las fotos

Gracias por traernos al grán Macedonio Fernandes.

Alejandro Bennet dijo...

Sebastián:
gracias por el comentario, siempre es lindo saber cuando algo gusta un poco.
El texto es mío sí, pero si tiene algo de lindo debe ser por las ideas extraordinarias de Macedonio, realmente no creo que se equivoquen cuando dicen que cautivaba en su tertulia...
no estaría bueno un macedonio en nuestros tiempos?...
en fin, saludos para vos y para el grupo.