lunes, 30 de junio de 2008

Si yo fuera un optimista...


Le daría al tiempo un abrazo agradeciendo todo esto. Le daría un golpe de manos fuerte, un choque los cinco. Tal vez le diría “muchas gracias” o quizá la vergüenza me hiciera callar, como al ver a un famoso.
Le daría al tiempo un afectuoso “¿cómo estas?”. Un guiño al tiempo aquel que me tuvo navegando entre mil botes de amistades multinacionales.
Y soltaría luego una lágrima, y después quizás otra. Esas gotas serían metafóricas porque tengo el ojo seco. Pero sentiría el calor caer y pensaría en el buen amigo tiempo, ese que transcurre en el pasado y que va formando hojas a las cuales recurro cada tanto.

1 comentario:

Adrianina dijo...

Yo me pregunto ¿y por qué no?
beso