martes, 26 de agosto de 2008

Ajenidad

Salpica libre el sol
Oh, malta pecadora
Corre el cuento de niño que fumiga,
Calumnias de ajenidad
¡Hermana!
¡Hermana tierra!
¡Hermana!
La calle se va con otros
Y queda solo mi velo
Mi angustia
Mi ajenidad
De la luz
Que va
Que cae
Que sobra
Que baña
Que inunda
Que muestra
-¡Feroz!-
El trueque de hielo inédito,
Un Amanecer de mí,
Un Atardecer de usted,
Yoes de penumbras muertas,
Ajenidad,
Grito,
¡Ajenidad!
Perfume de hora larga y tuya
Manifiesto de vacío
El devenir.
Ruido,
Decepción y ruido.
Indígena de modernidad,
Moda nueva de recíprocas fealdades
Todo, nada,
Nada, todo
Diminutivo de luz,
Y correr de nuevo,
Hermano escape,
Prima persecución,
Ajenidad,
La voz de dios veloz
Se interpone peregrina,
Marea sublevada,
Y el resto
El todo
Ajenidad.

2 comentarios:

Adrianina dijo...

Una ajenidad que por momentos maldice, se niega, grita...
De la luz
Que va
Que cae
Que sobra
Que baña
Que inunda
Que muestra
-¡Feroz!-

De verdad, muy linda tu escritura.
Te sigo visitando.-
Adria.-

ade dijo...

- Alejandro, seguí viviendo en la boeheme, es una muy buena elección la tuya, pero sabes que la boeheme, aveces nos hace sufrir mucho, ya te dije anteriormente que me encanta tu escritura, tenés condiciones natas para la boeheme, pero nunca olvides que es un desafío. Suerte, de corazón muchísima suerte. Ade