viernes, 7 de mayo de 2010

Los deberes del poeta

Hay que leer poesía
tres o cuatro veces
y ser un cascarón de fósforo
encendido a la rastra
inflamable
a temperatura ambiente
cuando en el mundo
se habla de deberes

1 comentario:

John Muir dijo...

No sé por qué me acordé de esa parte de los Detectives en que un escritor de la Feria del Libro explica cómo hay que hacer para ser conocido, aunque claro, el deber del poeta es otra cosa, mucho más profunda, compleja y tristemente hermosa