miércoles, 26 de diciembre de 2007

Navidades

“Merry Christmas”, dije yo. Pero al parecer nadie lo escuchó porque fui el único en recibirlo.
Festejo de gente ajena, adueñada de la causa que suele ser mi más sincero festejo. La navidad que siempre supo ser un banco de descanso y paz, fue -este año- la arena móvil del no saber qué hacer.
A veces la vida se equivoca, pero generalmente somos nosotros los equivocados. Sería bueno darse cuenta.

2 comentarios:

Ro dijo...

Feliz Navidad Koki.

Diego M dijo...

Feliz navidad, Alejandro!
No decaigas, que queremos seguir leyéndote.
Saludos!